martes, 24 de agosto de 2010


Un canardo que se consume, una vida que se agota.

1 comentario: